El síndrome del túnel del carpo (STC) consiste en un conjunto de síntomas y signos debidos a la compresión del nervio mediano a su paso por el túnel del carpo, ubicado en la muñeca.

La sintomatología habitual de la compresión del nervio mediano consiste en el entumecimiento, parestesias y dolor en los dedos inervados por este, encontrándose en casos muy avanzados la pérdida de sensibilidad por destrucción nerviosa. Además, la compresión puede causar degeneración de la rama motora, lo que causa pérdida de fuerza y la atrofia de los músculos de la eminencia tenar.

El STC, presenta una incidencia de 2-3 de cada mil personas, no es una enfermedad grave, aunque si invalidante y progresiva por lo que debe tratarse. Suele afectar más comúnmente a las mujeres que a los hombres, siendo la proporción 3-10:1 respectivamente. Suele presentarse a edades comprendidas entre los 45-60 años.

Los pacientes suelen acudir a la consulta por dolor que les impide conciliar el sueño y adormecimiento de los dedos, así como pérdida de fuerza para realizar sus tareas laborales o domiciliarias. En raras ocasiones se pueden presentar cambios en toda la mano como hinchazón y sudoración, así como cambios en la temperatura.

Las causas son múltiples, desde el tipo de trabajo hasta un problema de obesidad, hábito sedentario, o mala postura al trabajar.

STC o Síndrome de Tunel Carpiano

 Consiste en un conjunto de síntomas y signos debidos a la compresión del nervio mediano a su paso por el túnel del carpo, ubicado en la muñeca.

El nervio mediano proviene de las raíces medial y lateral del plexo braquial, discurre hasta la mano a lo largo del brazo y el antebrazo, dando inervación a la musculatura del antebrazo (músculo flexor radial del carpo, pronador redondo, palmar largo, flexor superficial y profundo de los dedos, pronador cuadrado) a su paso por el antebrazo. Posteriormente se dirige a la mano pasando por el túnel del carpo, que está formado por el ligamento anular del carpo o retináculo flexor y los huesos de la muñeca, dentro del túnel discurre con los tendones flexores de los dedos y del pulgar.  A la salida del túnel, salvo que existan variaciones anatómicas que no son tan infrecuentes, da una rama motora para la inervación de músculos de la eminencia tenar (abductor corto, oponente del pulgar y flexor corto) y ramas sensitivas para la inervación de toda la cara palmar y de la cara dorsal de la falange distal del 1º, 2º, 3º y borde radial del 4º dedo de la mano.

La sintomatología habitual de la compresión del nervio mediano consiste en el entumecimiento, parestesias y dolor en los dedos inervados por este, encontrándose en casos muy avanzados la pérdida de sensibilidad por destrucción nerviosa. Además, la compresión puede causar degeneración de la rama motora, lo que causa pérdida de fuerza y la atrofia de los músculos de la eminencia tenar.

Tunel del CarpoTunel del Carpo

El STC, presenta una incidencia de 2-3 de cada mil personas, no es una enfermedad grave, aunque si invalidante y progresiva por lo que debe tratarse. Suele afectar más comúnmente a las mujeres que a los hombres, siendo la proporción 3-10:1 respectivamente. Suele presentarse a edades comprendidas entre los 45-60 años.

Los pacientes suelen acudir a la consulta por dolor que les impide conciliar el sueño y adormecimiento de los dedos, así como pérdida de fuerza para realizar sus tareas laborales o domiciliarias. En raras ocasiones se pueden presentar cambios en toda la mano como hinchazón y sudoración, así como cambio s en la temperatura.

Las causas son múltiples, desde el tipo de trabajo siendo más frecuente en trabajadores del hogar que realizan movimientos de torsión fuertes y continuados, como trabajadores manuales que tienen muñecas fuertes. También tiene relación con la obesidad y el hábito sedentario, así como las malas posturas al trabajar.

Diagnóstico del Sindrome de Tunel carpiano

Para el diagnóstico de la enfermedad nos basamos en  la historia clínica y la exploración física:

  • Alteración de la sensibilidad en el territorio del nervio mediano.
  • Debilidad y atrofia de la musculatura tenar.
  • Signo de Tinel: la percusión del nervio a su paso por el túnel del carpo, causa sensación de calambre hacia los dedos
  • Signo de Phalen: la flexión de ambas muñecas entre si durante 60 segundo causa sensación de calambre hacia los dedos
  • Test de Durkan: compresión durante 30 segundos en el túnel del carpo del nervio mediano causa la aparición de la sintomatología.

El diagnóstico de certeza lo aportan las pruebas el electromiograma que nos indica el daño del nervio a su paso por el túnel del carpo, así como la ecografía de alta frecuencia que mide el espacio dentro del túnel del carpo, diciéndonos si existe una compresión nerviosa o no.

El tratamiento inicial abarca la educación del paciente en cuanto a ergonomía, hábitos saludables y ejercicio físico para perder peso. Se puede utilizar una férula durante el trabajo que mejore la posición de la muñeca y evite movimientos que compriman en nervio. Estas medidas suelen funcionar en etapas tempranas de la enfermedad. El uso de la férula nocturna durante 3 semanas suele mejorar el cuadro. Ante cuadros agudos con mucho dolor como en las embarazadas, mujeres que están con la lactancia o personas que acumulan líquidos, se pueden realizar infiltraciones locales con corticoides o tratamiento con diuréticos, que causan una mejoría rápida y en muchos casos, no siendo necesario el tratamiento quirúrgico, pues la sintomatología desaparece tras la regulación hormonal y de los líquidos. Finalmente tendríamos el tratamiento quirúrgico.

Técnica quirúrgica de liberación abierta del túnel del carpo

Para la realización de la técnica, se puede utilizar desde anestesia local con vasoconstrictores que no requiere el uso de un manguito de isquemia (aparato de compresión que se coloca en el brazo para evitar el paso de la sangre hacia la mano, lo que permite realizar la cirugía en un campo exangüe), anestesia local con maguito de isquemia (suele causar molestias pasados unos 15-20 minutos), anestesia regional mediante el bloqueo anestésico del plexo braquial, lo que permite utilizar el manguito de isquemia sin molestias y finalmente anestesia general.

Se realiza una incisión longitudinal palmar, a la altura de la muñeca en la unión de la eminencia tenar con la eminencia hipotenar. Desde ahí se realiza una disección hasta alcanzar el ligamento anular del carpo que se muestra como una estructura fibrosa con fibras transversales, dicho ligamento se abre para permitir la liberación de la compresión del nervio. Tras su apertura, se revisa que no existan otras causas de compresión como tumoraciones dentro del túnel o la existencia de tendones aberrantes. Tras esto, se comprueba que no exista ningún sangrado, se coloca un drenaje y se cierra la herida con una leve extensión de la muñeca para evitar la luxación de los tendones flexores.

El periodo de recuperación suele ser de 1 mes, período tras el cual el paciente puede comenzar a realizar su actividad normal de forma progresiva.